"¡Si quieres construir una cabaña en el árbol, ya te indicaré un sitio!"

About Us

Tus anfitriones:  Marijn (o Mario) y Femke (o Femy) solemos referir a nosotros mismos como la «la pareja siempre joven» y somos tus anfitriones durante tu estancia en el Cortijo Jamaica. Como viajeros profesionales nos conocimos cuando trabajamos para una organización de viajes especializada en el surf y el snowboard, y hemos viajado mucho juntos antes de estar preparados para establecernos en algún lugar fijo. Nuestro viaje comenzó en México y dirigimos un centro de surf en Costa Rica durante 2 años. Ahí es donde se originó el amor por la hospitalidad y nació la idea de abrir un día nuestro propio lugar para recibir a los huéspedes. Cuando vimos el Cortijo Jamaica por primera vez supimos inmediatamente esto es lo que queremos! Desde entonces nuestra familia se ha ampliado con nuestra hija Indy, el perro Drė, el gato Ciske y tenemos algunas gallinas afuera.

“Lorem Ipsum”

Cortijo Jamaica

El Cortijo Jamaica fue uno de los lugares de comercio más importantes de la zona. Esto se debe a su especial ubicación entre las montañas y el mar. Está situada junto a una rambla, que antaño fue la ruta comercial entre los pueblos pesqueros de la costa y las zonas interiores. Aunque hoy en día a la gente le gusta vivir en la costa, la mayoría de ellos hace menos de 50 años  vivían en los muchos pequeños pueblos de montaña, como los cercanos Los Díaz y Los Gálvez,. El Cortijo Jamaica fue el principal lugar de encuentro de agricultores y pescadores, donde se podía pasar la noche y a veces había hasta baile. Es por eso que este lugar se llama Jamaica, porque Jamaica significa «tierra de manantiales eternos» y se puede ver inmediatamente en este oasis verde.

"¡Nunca supe que se podía esquiar en el sur de España! Por la mañana un café en la playa, una hora después en la cima de la pista con vistas al mar, Bizarra!"

Fuera de la red

¿Qué significa eso? Significa que podemos vivir independientemente y generar nuestra propia energía y tenemos nuestro propio pozo de agua. De esta manera cargamos la naturaleza lo menos posible y vivimos de la manera más sostenible posible. Esto implica un estilo de vida consciente. Por ejemplo, prestamos atención a cuánta electricidad podemos usar cada día y por eso no hay secador de pelo ni lavavajillas aquí. Te pedimos, por ejemplo, que apagues las luces cuando salgas de la habitación y que no uses los calentadores eléctricos para más tiempo de lo estrictamente necesario, especialmente en los días nublados. Si no, puede ser que todos nos quedamos sin electricidad. Pero vamos más lejos, por ejemplo, re-usando el agua de la ducha y del fregadero para regar inteligentemente el jardín y el huerto. Por eso preferimos usar exclusivamente gel de ducha, champú, etc., orgánicos.